lunes, 7 de octubre de 2013

28. Vigésimo octava semana

Puedo, revitalizado en mi interior, sentir
los amplios horizontes de mi propio ser,
y, lleno de fuerza, ofrecer rayos del pensar,
surgidos del poder solar del alma,
para resolver los enigmas de la vida,
para prestar cumplimiento a algunos deseos,
cuyas alas la esperanza ya paralizaba.