lunes, 11 de noviembre de 2013

33. Trigésimo tercera semana

Así siento el mundo,
que, fuera de la vivencia de mi alma,
era solamente vida gélida y vacía en sí,
y manifestándose impotente
de recrearse en las almas,
sólo la muerte podía hallar en sí.