lunes, 29 de septiembre de 2014

Semana 24

Creándose incesantemente a sí mismo,
el existir del alma se concientiza de sí mismo.
El espíritu del mundo prosigue aspirando,
de nuevo animado en autoconocimiento,
y crea de la oscuridad del alma
el fruto de la voluntad del sentirse a sí mismo.