lunes, 20 de octubre de 2014

Semana 29

Atizar en el interior a sí mismo,
vigorosamente la luminosidad del pensar,
interpretando lo vivido lleno de sentido
desde la fuente de fuerzas del espíritu universal,
es para mí ahora herencia del verano,
es quietud otoñal y también esperanza invernal.