domingo, 4 de enero de 2015

12ª Noche Santa 4-5

En esta noche se coloca a los pies de lo divino la corona alcanzada en la lucha, pues nosotros, en verdad, hemos conquistado la corona, pero el hecho de que lo pudiéramos hacer es Gracia, es Ley del Espíritu. Pues la Gracia es una corriente que fluye desde una fuente a la que el hombre, desde su fuerza humana, no puede obligar.

Ahora principio y fin llegan a ser un tiempo sin espacio y un espacio sin tiempo; ahora todo es eterno, santo (sagrado).

Las fuerzas tendientes firmemente a la meta del arquero, hay que emplearlas de tal modo que él pueda recibir el bien espiritual.

(Sagitario)