lunes, 13 de junio de 2016

12ª Semana

El esplendor de la belleza del mundo
me fuerza desde profundidades del alma,
a desatar fuerzas divinas de mi propia vida
al vuelo universal;
Dejarme a mí mismo,
confiando, sólo buscándome
en la luz del mundo y en el calor del mundo.